lunes, 30 de enero de 2017

Cocoteros. Guna Yala. San Blas


Llegó el año nuevo y nos pilló debajo de un cocotero


La economia de los indios gunas se basaba tradicionalmente en la pesca, las artesanías y la producción de cocos. Actualmente la actividad turistica se esta imponiendo con tanta fuerza que en la zona en que nos movemos los veleros `
(que no es mas que un pequeño rincón de este bello país) cada día es más común ver botes a motor (pangas) en detrimento de los tradicionales botes a remo y vela (ulus).

Pero los cocos siguen siendo parte importante de la economía de estas gentes.

En Guna Yala (San Blas según denominacion local) hay "islas de gente" en las que hasta el último centímetro está ocupado por una edificación, e islas inhabitadas o productoras de cocos. Es trabajo de la comunidad dedicar unas semanas al cuidado de estas islas por lo que periódicamente una familia se traslada a ellas y así de forma rotatoria, siempre hay alguien ocupandose del mantenimiento de la isla y de la recolección de los cocos.



Es el gobierno guna el que decide el precio de venta del coco (creo que este año está en 40 centavos de dólar la pieza) y el principal comprador es Colombia.

Si paseas por las playas de estas maravillosas islas y encuentras un coco... piensa que tiene dueño: busca al encargado de la isla y pídele que te lo venda. El precio para los turistas es de solo 1 dólar y de ese modo demostrarás respeto por quienes comparten el paraíso con quienes nos dejamos caer por aquí.


Los cocoteros son por lo demás parte indiscutible del paisaje que nos acoge y nos deslumbra un día tras otro. No podríamos entender San Blas sin estos maravillosos árboles.

La erosión de las islas (de las que se eliminó el manglar que antaño las cubría) hace que las raíces de las palmeras más próximas a la orilla, pierdan el agarre a la arena que se les escurre de entre los dedos y año tras año vemos cocoteros que "han perdido pie" 



Hay cocoteros que se resisten a caer y parece que anden de puntillas por la playa



Hay cocoteros que son refugio y descanso para los pelícanos que tantos buenos ratos nos han regalado con sus piruetas de pescadores incansables



Hay pocas cosas más sabrosas que comer un buen arroz con coco... los gunas son únicos cocinándolo : se ralla un coco fresco, se deja reposar una noche en agua, se escurre el líquido y con esa leche fresca se hierve el arroz, delicatessen total



Hay cocoteros que parecen querer vivir en compañía, bien apretaditos, sin dejar espacio para más


Mientras otros parecen necesitar espacio para respirar



Hay cocoteros que en un momento de su adolescencia andaron filtreando y planteándose seriamente una relación pero acabaron decidiendo separar sus caminos



Hay que andarse con cuidado en la temporada en que los cocos están maduros porque un cocotazo puede ser mortal! 



El "cocotero turístico" tiene otras misiones nada desdeñables


Como escenario de "foto de vacaciones" son algo casi imprescindible


Pero la mayor parte de las veces nos sentamos a mirar a nuestro alrededor y tenemos de algún modo inexplicable la certeza de que los cocoteros están ahí para -simplemente- alegrarnos la vida con su sola presencia.








Será hasta la próxima 



Y NO OLVIDEIS QUE





1 comentario:

alquiler de barcos dijo...

Parece que han sido unas vacaciones inolvidables. A parte de que es una isla que dan ganas conocer.